La importancia de trabajar la psicomotricidad desde edades tempranas

11 Octubre 2019
Categorías: 
Infantil

Los alumnos de Nido del Colegio Peñalvento trabajan la psicomotricidad en las aulas,  una disciplina que conecta dos elementos fundamentales en el proceso de desarrollo integral de los niños: el movimiento y la actividad psíquica. La psicomotricidad abarca todos los factores físicos y psicológicos implicados en el desarrollo del niño, regulando su evolución y su crecimiento.

 

En las aulas de Nido, a través de circuitos, bailes y juegos, los niños estimulan su aparato motor a la vez que se divierten. Además, adquieren conocimientos sobre el mundo que los rodea y toman conciencia de sí mismos, de su cuerpo y de su mente, además de conocimientos sobre el espacio y el tiempo. Asimismo, adquieren habilidades tanto personales como sociales, gracias a la interacción con los demás niños a través de los juegos y ejercicios.

 

La psicomotricidad es esencial durante los primeros años de la infancia debido a que es en esos años cuando los niños tienen más plasticidad cerebral, lo que quiere decir que su cerebro se moldea con mucha facilidad cuando se adquieren nuevos conocimientos y experiencias, lo que favorece la asimilación del aprendizaje.

 

Esta práctica aporta un papel muy importante en la etapa de Nido, ya que trabajarla adecuadamente es fundamental para un desarrollo sano. Se ha demostrado que los niños que han recibido una estimulación temprana suelen obtener más rápidamente algunas destrezas y habilidades musculares, a la vez que desarrollan más rápido su pensamiento crítico, tienen mejor memoria y se concentran durante más tiempo.