Los alumnos de 4º de ESO del Colegio Peñalvento comienzan un plan de voluntariado

3 Diciembre 2018
Categorías: 
ESO

En Peñalvento la búsqueda excelencia va más allá de los buenos resultados académicos, que son primordiales para nuestros alumnos, pero que se quedarían incompletos en la formación de su persona, si no se les ayudara a crecer en virtudes.  Somos conscientes de que para llegar a ser una persona íntegra y madura es necesario saber despojarse de uno mismo y darse a los demás.

 

Por ello, venimos realizando un plan de voluntariado con nuestros alumnos de 4º de ESO, con el que promovemos esta educación integral recogida en nuestro Ideario; donde no queda en abandono el enriquecimiento interior de la propia persona y en la que tienen la oportunidad de dedicar tiempo de forma libre y animada tanto a personas mayores como a niños pequeños en circunstancias desfavorables. Para arrancar esta iniciativa, hicimos una charla para explicar su funcionamiento a la que también acudieron alumnos interesados de 1º de ESO.

 

El objetivo que perseguimos es ayudarles a que amplíen el horizonte de las vivencias que tienen, que sepan utilizar el tiempo libre y que aprendan a interesarse por los demás; ya que servir a los demás favorece la maduración personal, el ir creciendo como personas. A través de este voluntariado, ellos mismos llegan a ser conscientes de la necesidad de compañía o ánimo que puede demandar un anciano en soledad o de la alegría y conocimientos que pueden transmitir a niños con falta de recursos.

 

Peñalvento se siente orgulloso y se llena de alegría al ver que lo que facilitan a sus alumnos adolescentes con edades que oscilan entre quince y dieciséis años, lo hacen: deciden dedicar su tiempo y su energía a otras personas sin obtener ningún beneficio material; aunque los beneficios humanos y personales que pueden llegar a adquirir mediante esta iniciativa no tienen límites.

 

“El que no vive para servir no sirve para vivir”

Santa Teresa de Calcuta